Talleres

Aprendizaje profundo sobre herramientas para el cultivo y consumo de alimentos sanos.

FORTALECE TU SALUD

Con los Sabores de la Cocina Mexicana Tradicional y los Saberes Sanadores que la fundamentan.

Estamos en un momento crucial para dedicar tiempo de aprendizaje hacia el entendimiento de nuestra naturaleza humana, responsabilizarnos y tomar las riendas de nuestra salud, la de nuestros hijxs, familia y comunidades.

 
 
 
 
 
 
SEDE

Teotitlán del Valle, Oaxaca, México.

DURACIÓN

5 días. (De 9am - 5pm)

COSTO

a) Aprendizaje con alimentos. $5,200.0 MXN. b) Aprendizaje con alimentos y HOSPEDAJE EN CUARTO COMPARTIDO. $6,700.00 MXN. c) Aprendizaje con alimentos y HOSPEDAJE EN CUARTO PRIVADO. $7,200.00 MXN d) Descuento para menores de 18 años: - $2000.00

TEMAS

Día 1: Apertura e introducción a la salud natural y sus transformaciones en la Agricultura.

• La salud no es una novedad, pero la plaga de enfermedad si lo es. ¿Cómo y dónde podemos encontrar referencias fundamentadas y reales para volver a salud?.
• Las consecuencias del consumo de cereales en la salud humana.

Día 2. El metabolismo celular y el impacto de dietas ancestrales y modernas.

¿Qué tienen en común la diabetes, el cáncer, la hipertensión, los disturbios hormonales, el hígado graso, enfermedades inflamatorias y lo grueso de las mayores causas de muerte en México?

Día 3. 90% de tus células no son humanas pero su ecología es clave para estar sano.

Elaboración de alimentos fermentados sabrosos y sanadores de la mesa tradicional mexicana.

Día 4. Los mitos comunes de salud con respecto a grasas y minerales.

¿Cuáles son las grasas saludables y sanadoras? ¿Cómo remineralizar su cuerpo y porque escasean tanto los minerales hoy?

Día 5. Llevando el conocimiento a práctica en su casa, respondiendo a preguntas particulares y continuación del aprendizaje en el futuro.

Guían

Caminante O

Trabaje 20 años como enfermero en cuidados intensivos. Estudie medicina oriental, lleve una dieta macrobiótica durante décadas. Practicaba Tai Chi y Chi Gong, ejercicios de salud chinos, desde 1989. Sembraba huertos orgánicos. Vivía “sana y moderadamente” tanto según la medicina alópata como la “alternativa.” En el 2001, a los 37 años, fuí diagnosticado con hipertensión, problemas renales, gota, y artritis. Al año tuvo un infarto cardíaco. Al parecer, mi salud “me había fallado,” y muy joven. Me parecía un absurdo. Luché para recobrar mi salud. Tomé cursos, suplementos, hice retiros, leí libros, acumulé un sinfín de teorías y prácticas. Con todo lo que aprendí, al fin de 7 años, estaba PEOR que nunca. En el 2008 tuve una trombosis venosa profunda con embolia pulmonar. Tuve que reconocer que mi “conocimiento” era ignorancia disfrazada. No me llevaba a Salud Real. Decidí quitarme el disfraz y reconocerme ignorante. Me arrodillé delante la VIDA. “¿Cómo puedo entender la salud desde TUS Principios más básicos?” pregunté. La Vida me desafió con no solo ser Principiante, pero con peregrinar más y más hacía sus Principios – en vez de pretender “avanzar”. Volví a la célula. “¿Una célula manifestará salud o enfermedad?” Me mostró claramente que SÍ.

Entré en la Escuela de Maestra Vida: “¡Deja TODO lo que piensas saber y MÍRAME, con tus OJOS. Cuando veas mi Naturaleza desde mis expresiones más pequeñas empezarás a entender mi Grandeza y VERÁS como sanarte!” Al alinearme con lo que VEÍA, celularmente, en pocos meses mejoró mi salud radicalmente. Descubrí que las Claves de sanación existen en TODAS las tradiciones culinarias ancestrales. También descubrí que no fui el primero en descubrir esto.  Hay más de un siglo de investigación médica y científica que respalda lo que descubrí – pero no se enseña, ni en la medicina convencional, ni en la alternativa. ¿Por qué? Porque se acaba el negocio de “curar” y la gente empieza a sanarse desde su Cocina y su Huerto. Sanarse es SENCILLO y CLARO. No requiere de alguna fórmula mística o secreta.  Requiere de atención y cuidado hacía las expresiones de Vida que somos, ya desde la célula.  En México tenemos tradiciones increíblemente sabias y sabrosas para sanar y revitalizarnos y las vamos a activar y saborear.

Doña Imelda

Originaria de San Dionicio Ocotepec y radicada en Teotitlán del Valle, es Madre de 3 hijos y esposa. Conoció al Caminante O al buscar a sanar problemas de salud que tenía décadas padeciendo. Al sanarse exitosamente con la guianza del Caminante O, empezó a apoyar y fundamentar la salud de toda su familia. Juntos todos hicieron el aprendizaje de la Biología del Bienestar con el Caminante O, y todos, la han puesto en práctica. Un día Doña Imelda le pregunto al Caminante O si era saludable comer maíz. Le respondió que solo si el maíz se fermentaba y se nixtamalizaba con ceniza. Esto convierte un alimento pobre, mal asimilado y toxico en un alimento mucho más favorable para la salud. Luego le pregunto ¿Cómo se hace? El Caminante O respondió “conozco los principios, pero nunca lo he hecho con maíz. Usted es zapoteca y si pone los principios en práctica el maíz mismo le enseñara como hacerlo”. Doña Imelda y su familia se han apasionado y esmerado en el aprendizaje directo con sus maíces tradicionales desde el campo hasta el comal, el horno y los manjares que desde ellos llegan a sus platos. Son un ejemplo inspirador bello y real de la transformación saludable, alegre y creativa que acontece a quienes entren en aprendizaje con la vida directamente y como familia cuyos miembros hayan decidido vivir a favor de Vida.

Leticia Sánchez

Nací en la comunidad indígena Zapoteca de San Miguel Suchixtepec, Miahuatlán, en la Sierra Sur del Estado de Oaxaca, México. A los 30 años después de haber cumplido al pie de la letra todos los estándares programativos del mundo moderno, de ser una excelente estudiante, entregada trabajadora en la profesión que elegí formarme, Agroecología; me enfermé y me costaba tomar el rumbo y sentido de mi Vida.

Emprendí un camino de aprendizaje distinto para volver a la raíz, y me di cuenta que había vivido por más de 30 años, cegada de la realidad natural; que me había sido negada. Conocí GENTE muy valiosa, con mucha sabiduría y realmente conectados desde la madre tierra y con respeto a ellos y a ella misma, quienes me ayudaron a recordar el verdadero sentido de SER HUMANA en VIDA, primero recupere mi Salud, me asumí TIERRA y de ella aprendí el arte de cultivarla y al mismo tiempo cultivarme.

He creado Mujer Tierra como un espacio para promover aprendizaje a favor del cuidado y conocimiento de la Vida, promuevo la Salud de las Personas y de la Tierra, a través clases, talleres, cursos y retiros para conocer herramientas para el cultivo y consumo de alimentos sanos, basados en los principios de la Naturaleza.